martes, 18 de julio de 2017

Dendrobium loddigesii


  Esta especie es originaria de Asia, donde está citada para los países de Laos, Vietnam, sur-este de China y Hong Kong. Se la encuentra creciendo entre los 400 y 1500 msnm., en lugares sombreados en bosques primarios y secundarios de árboles de hoja perenne, semi-caducifolios, de hojas anchas, mixtas y coníferas. Ocasionalmente se las puede encontrar creciendo sobre rocas, como sucede en la provincia de Cantón en el sur-este de China.


 Dend. loddigesii es una planta de tamaño pequeño (10/18cm), epífita y de crecimiento simpodial. Sus pseudobulbos están qeneralmente péndulos. Sus hojas, deciduas, son carnosas y brillosas, oblongo-lanceoladas y crecen alternadamente a lo largo de la caña.

  La floración es primaveral y surgen de los nudos foliares, por lo general luego que las hojas han caído. Cada vara carga una sola flor de unos 5 cm., y se producen varias por cada caña. Las flores son de color rosado con un disco amarillo-naranja con bordes blancos en el labelo. Sus flores son muy delicadas, perfumadas y de larga duración.


 Para su cultivo requieren de un lugar aireado con buena luz (algo difusa), evitando que les de el sol directo sobre todo cuando las temperaturas son elevadas. También se les debe proveer de una buena humedad ambiente, alrededor de 80% en verano y algo reducida (70%) durante el período invernal. Los riegos deberán ser abundantes durante la temporada de crecimiento de los nuevos brotes y se deberá reducirlos desde mediados de otoño y por todo el invierno. Las temperaturas promedios de su habitat tienen en verano máximas de 25ºC y mínimas de 20ºC, mientras que en el invierno las medias son de 11/13ºC y mínimas de 7/10ºC. 


  Se las puede cultivar muy bien montadas en troncos de manera que queden péndulas como se las encuentra en la naturaleza. Si se las pone en canasta o maceta, deberá asegurárseles un buen drenaje, evitando que el sustrato retenga en exceso humedad.


domingo, 9 de julio de 2017

Habenaria medusa


 Esta especie de orquídea terrestre se encuentra presente en las islas asiáticas de Sumatra, Java, Borneo y Sulawesi (Indonesia). Allí las plantas se hallan creciendo en pastizales a elevaciones que van desde los 100 a los 1000 msnm., en áreas que tienen una estación seca marcada.


  Esta especie es comúnmente conocida como Habenaria medusae, pero su nombre correcto, aceptado en el Checklist del KEW es Habenaria medusa Kraenzl., Bot. Jahrb. Syst. 16: 203 (1892)

  Esta orquídea produce una roseta basal de hojas desde donde surge un tallo erecto que llega a los 40cm de largo. Carga hojas lanceoladas de unos 15cm de largo que se encuentran distribuidas desde la base del tallo.



  La inflorescencia surge en verano en un racimo apical que carga varias flores (10/20) de unos 3cm de ancho. Son blanquecinas y de color verde pálido. El labelo es trilobado. Los lóbulos laterales se dividen en unos 15 lóbulos estrechamente lineares de hasta 2cm de largo. El lóbulo medio es lineal, muy convexo y de mide menos de 1 cm de largo. Posee una espolón que surge de la base del labelo de unos 3/4cm. de largo. Estas sorprendentes flores hacen recordar a una medusa, de allí el nombre adjudicado a la especie.



  Habenaria medusa crece en lugares con luz difusa o filtrada, donde nunca está expuesta al sol directo en horas pico y siempre hay buena corriente de aire. Las temperaturas medias de su hábitat rondan máximas de 29ºC con noches donde esas temperaturas bajan hasta los 18ºC. Estas medias son constantes durante todo el año.

  La humedad ambiente es alta durante el verano, promediando entre un 70/80%, mientras que durante el invierno la misma baja a medias de entre 50/60%. Las lluvias son abundantes durante casi todo el año, mientras que durante los meses de inviernos estas se vuelven escasas o nulas. A pesar de esto en cultivo se las debe regar frecuentemente, sobre todo en la temporada de crecimiento, y siempre utilizar un sustrato con buen drenaje que evite el encharcamiento. El riego debe mermarse cuando sus hojas se tornan amarillas y caen, ya que comienza la temporada de reposo de la planta el cual debe respetarse estrictamente. El riego debe volver cuando aparecen los nuevos brotes.



miércoles, 5 de julio de 2017

Dendrobium sanderae

 

  Esta especie es endémica de Filipinas en el sur-este asiático, donde se encuentra creciendo en las montañas de la parte central de la isla, entre los 1000 y 1700 msnm.


  Dendrobium sanderae es una orquídea epífita, de crecimiento simpodial, de tamaño mediano a grande (40/80cm), con pseudobulbos engrosados en la mitad inferior, estriado longitudinalmente, cubierto con vainas que tienen pelos negros. Las hojas son perennes, oblongas, de unos 5 cm de largo y ubicadas cada 2 cm a lo largo de toda la caña.


  Su época de floración va desde primavera a otoño con inflorescencias que surgen de los nudos más cercanos al ápice de la caña, cargando entre 3 y 4 flores (ocasionalmente puede cargar más, 10/12) de unos 10 cm., de color blanco con marcadas lineas paralelas de color púrpura. Existe un clon de color blanco puro. Son de larga duración. 

  Para cultivar Dend. sanderae se lo debe colocar en un lugar donde reciba luz difusa (mayor luminosidad en invierno) con una alta humedad durante todo el año (80-95%). Los riegos deben ser abundantes desde primavera a principios de otoño y luego comenzar a reducirlos hasta unos escasos riegos invernales.




  En cuanto a la temperatura hay que tener en cuenta que crecen en una región con medias casi constantes durante todo el año con máximas promedio entre 21/24ºC y mínimas entre 12/15ºC. Puede soportar temperaturas algo más extremas.

  Dend. sanderae puede cultivarse exitosamente montada en un tronco (exigirá mayores riegos sobre todo en verano) o bien colocarla en una canasta o maceta, siempre con un sustrato que permita un buen drenaje y ventilación de raíces.




martes, 4 de julio de 2017

Insectos, plagas y benéficos de las orquídeas (video)

  Extracto de la conferencia brindada en la reunión de julio por el Ing. Agr. Osvaldo Orbes, referida a "Insectos, plagas y benéficos de las orquídeas. Su manejo integrado"


domingo, 2 de julio de 2017

Insectos, plagas y benéficos de las orquídeas

  En la reunión del mes de julio tuvimos la visita del Ing. Agr. Osvaldo Orbes, quien disertó sobre "Insectos, plagas y benéficos de las orquídeas. Su manejo integrado". En su presentación el ingeniero Orbes destacó que una plaga es un organismo vivo que genera un daño de importancia, que se encuentra en una cantidad significativa y que puede atacar otras plantas.





  La situación que nos podemos encontrar cuando traemos una planta que tiene problemas o nuestras plantas están siendo atacadas por insectos y no los detectamos, o cuando nos damos cuenta pero no sabemos si son peligrosos, o creemos que es necesario aplicar una medida de control pero no estas seguros de cuál es la medida apropiada. Ante esto siempre lo mejor es, antes de tomar una medida, investigar y buscar información para así poder tomar una medida de control adecuada al problema.



  En la parte final de su presentación el Ing. Orbes repasó los principales enemigos que tienen las plantas (ácaros, cochinillas, pulgones, trips, babosas y caracoles entre otros) sugiriendo algunos medios de control para cada caso, como así también aquellos que son benéficos para las orquídeas con su presencia.



 Para finalizar la reunión se realizaron los habituales sorteos entre socios al día y presentes, resultando ganadores:

SOCIOS
- Bletilla striata: Daniel Musso
- Bletilla striata: Andrea Paduán
- Bletilla striata: María Rosa Basán
- Bletilla striata: Martha Williner
- Dendrobium loddigesii: Silvia Castillo
- Dendrobium loddigesii: Elvio Deltín
- Dendrobium Stardust 'Chyomi': Hilda Aguirre
- Dendrobium Rainbow Dance: Nidia Deppeler
- Dendrobium híbrido tipo nobile: María Beatriz Correa
- Dendrobium híbrido tipo nobile: Daniel Buyatti
- Cattleya Raye Holmes x C. Irene Finney (1969): Maximiliano Sager







PRESENTES
- Bletilla striata: Pablo Niemis
- Bletilla striata: Aurelia Pérez
- Bletilla striata: Guillermo Forlín
- Bletilla striata: Tarcisio Colussi
- Lupa: María Elena Cabas
- Lupa: Hilda Angélica Aguirre
- Epidendrum sp.: Daniela Manattini
- Dendrobium loddigesii: Daniel Musso
- Dendrobium Stardust 'Chyomi': Verónica Piccoli












jueves, 22 de junio de 2017

Bulbophyllum echinolabium


  Especie endémica de la isla asiática de Sulawesi perteneciente a Indonesia, donde fue encontrada en la región de la localidad de Donggala en el oeste de la isla. Se la encuentra creciendo cerca de los ríos en bosques primarios a elevaciones entre los 600 a 1200 metros. Fue descrita por Johannes Jacobus Smith y publicado en Repertorium Specierum Novarum Regni Vegetabilis 36: 118.


  Bulbophyllum echinolabium es una planta de tamaño medio, epífita, pseudobulbos ovoides que cargan una sola hoja apical de forma elíptico a obovada que se angosta en la parte inferior. 

  Florece mediante una vara que surge de la base del pseudobulbo y mide hasta 70cm de largo en donde surgen sucesivamente flores desde la primavera hasta el otoño. La flor del Bulb. echinolabium es la más grande dentro de este género, llegando a medir hasta 40 cm. de largo.



  Para el cultivo de Bulb. echinolabium se requiere de un clima cálido (promedios: mínima 18ºC, máxima 29ºC), de un lugar con luz moderada a luminosa (darle toda la luz, sin que dañe sus hojas), buena circulación de aire y alta humedad durante todo el año (promedio 80%). Los riegos deberán ser más frecuentes durante el verano. Su cultivo es adecuado hacerlo con un sustrato abierto, que no retenga humedad en exceso, sea en maceta o canasta. Otra buena opción para su cultivo es montarla en una balsa. Recordar que todo Bulbophyllum requiere de un buen drenaje y buena aireación en sus raíces.

  Etimológicamente su nombre génerico, Bulbophyllum, se refiere a la forma bulbosa de sus hojas. El epíteto echinolabium significa labio en forma de erizo.


jueves, 15 de junio de 2017

Aerangis citrata


  Especie endémica de la isla de Madagascar en el este africano. Allí es común encontrarla en todo el sector este de la isla, desde Tôlanaro en el sur, pasando por las tierras centrales altas y llegando hasta la región de Sambava al norte. Las plantas se encuentran desde el nivel del mar hasta los 1500 msnm.. Siempre creciendo en locales sombreados cercanos a corrientes de agua.


  Aerangis citrata es una planta de tamaño pequeño, epífita y de crecimiento monopoidal. Posee un pequeño tallo que está oculto por las hojas que llegan a medir unos 12 cm de largo por 3,5 cm de ancho, elípticas, que crecen bastantes juntas una sobre la otra y terminan en un ápice bi-lobulado. Sus raíces son pequeñas y finas.



  La floración de esta especie se da desde primavera hasta otoño. La vara floral surge de la parte axiliar de las hojas inferiores y carga las flores en un racimo que se extiendo en casi todo el largo de la vara llegando a cargar hasta 18 flores en cada una. Son de un color blanco crema, midiendo unos 2cm cada una, muy fragantes. Abren de forma sucesivamente y lleva semanas para que todas abran.

  Para cultivar Aerangis citrata se requiere de un lugar sombreado, nunca debe estar expuesta a una alta luminosidad. Siempre ubicarla en un lugar aireado. Las temperaturas medias donde crece en Madagascar tienen máximas de 28/29ºC en verano con noches que promedian 17/18ºC, mientras que en el invierno las medias máximas son de 21/22ºC y las mínimas de 10/11ºC, aunque es una planta que puede soportar temperaturas algo más extremas que las mencionadas.



  En cuanto a la humedad ambiente que requiere para su cultivo, hay que decir que ella debe ser alta durante todo el año (75/80%), algo disminuida en la temporada invernal (65/70%). En cuanto al riego el debe ser abundante desde mediados de primavera hasta mitad del otoño, luego debe disminuirse hasta que se vuelva a ver que la planta comienza a activar su crecimiento. 


  Para cultivar Aerangis citrata se la puede colocar montada en un tronco o similar para permitir en más adecuado desarrollo de la planta y de su inflorescencia. Al estar en tronco le permitirá un rápido secado, evitando así el encharcamiento que no le gustan a sus raíces, pero a su vez exigirá mayores riegos para mantener la humedad requerida para su mejor desarrollo.